HIPOTECAS MULTIDIVISA

Las Hipotecas Multidivisa, son hipotecas, como su propio nombre indica, referenciadas a varias divisas. Es decir, que el cliente se compromete a abonar el importe de su hipoteca en otra moneda, siendo que las más habituales se realizaron en yenes japoneses, o en francos suizos.

Se comercializaron por las entidades manifestando a los clientes que de esta forma, podrían aprovechar la devaluación de otras divisas, y que de esta forma pagarían menos en sus cuotas. Y por el contrario, se les garantizó que, en cualquier momento, podrían volver a cambiar la divisa en Euros, si así lo querían. Si bien el desconocimiento real del producto abarcaba en esencia el hecho, que no sólo la cuota era devuelta en la divisa escogida, sino que todo el capital del préstamo pasaba a tener que ser devuelto en aquella. La realidad era pues, que la opción multidivisa contenida en el préstamo para nada era fácil de comprender para un particular sin estudios explícitos en la materia.

En realidad, este tipo de hipotecas conllevan aparejado (según la reciente Sentencia del Tribunal Supremo en esta materia) un derivado financiero implícito. Se trataría de un híbrido que combina un préstamo hipotecario convencional con un derivado. Ello comporta, en consecuencia, que el banco debía informarle sobre los riesgos de dicho producto de forma pormenorizada, al mismo tiempo que realizarle un test (llamado TEST MIFID) a los efectos de recopilar información sobre su experiencia inversora previa y conocimientos en la materia.  

Los bancos que han comercializado este tipo de productos asumen la carga de probar que han evaluado a los clientes y que han verificado que el cliente comprendía los riesgos. De no hacerlo, en aplicación de esta jurisprudencia, podrían ser condenados a reembolsar las cantidades cobradas de más por la apuesta realizada sobre la divisa, sin que el cliente tenga que reembolsar el préstamo de forma anticipada.

 Los Juzgados están dictando numerosas sentencias a favor de los afectados de este producto, reconvirtiendo de nuevo sus préstamos a Euros, con devolución retroactiva de las cantidades abonadas de más por la opción multidivisa.