Esta semana está resultando ‘negra’ para la banca. Después del varapalo de la Sentencia del TJUE sobre el IRPH, el 4 de MARZO de 2020 se ha pronunciado el TRIBUNAL SUPREMO sobre las famosas tarjetas llamadas “Revolving”, de las cuales hemos hablado en otros artículos con anterioridad.

Así las cosas, el TRIBUNAL SUPREMO entiende que:

“…la Sala tiene en cuenta que el tipo medio del que se parte para realizar la comparación, algo superior al 20% anual, es ya muy elevado. Por tal razón, una diferencia tan apreciable como la que concurre en este caso, en el que el tipo de interés fijado en el contrato supera en gran medida el índice tomado como referencia, ha de considerarse como notablemente superior a dicho índice.”

Respecto al Perfil del cliente al que se han comercializado este tipo de tarjetas:

“Han de tomarse además en consideración las circunstancias concurrentes en este tipo de operaciones de crédito, como son el público al que suelen ir destinadas, particulares que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos, y las propias peculiaridades del crédito revolving, en que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio y las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas, en comparación con la deuda pendiente, pero alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas, hasta el punto de que puede convertirle en un deudor «cautivo».

De esta forma, la Sentencia de 4 de marzo de 2020 del TRIBUNAL SUPREMO, manifiesta que un tipo de interés a partir del 20% en adelante es notablemente alto, y por lo tanto, usurero. Abre la puerta a que se realice un control de transparencia y abusividad, en la contratación de estos productos bancarios, que pueden ahogar a los particulares.

Consúltenos su caso particular:

LEGAL & BANCARIO

E-mail: avallslegal@gmail.com

Tel. 93 705 03 26

Móvil 645 90 87 06

 

clausulas-abusivas