El tribunal determinará tras un recurso de WiZink si los créditos al 27% TAE son usura.

La cita más esperada por los bancos que comercializan las llamadas tarjetas revolving ya tiene fecha: el 26 de febrero los magistrados de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo se reunirán para votar si los intereses de estos productos financieros son usura o no. Los pleitos por los intereses de estas tarjetas de pago aplazado, que funcionan como créditos al consumo con intereses que rondan el 20%, tienen en jaque a entidades como WiZink, que se han especializado en este producto.

MÁS INFORMACIÓN

La antigua filial de Banco Popular, que se hizo con el negocio de tarjetas de Citibank y Barclays en España; financieras de consumo como Evo Finance, Cetelem y Carrefour, pero también bancos tradicionales como BBVA, Santander y CaixaBank están pendientes de lo que suceda en el Supremo el mes que viene. Todas ellas han visto cómo en los últimos dos años los tribunales han dado la razón mayoritariamente a las demandas de clientes perjudicados por los elevados intereses de estos créditos. Sin embargo, algunas audiencias provinciales han fallado contra el criterio mayoritario y no han considerado usura los altos intereses de las revolving. El Alto Tribunal tiene ahora que zanjar la cuestión.

WiZink fue la primera entidad que presentó recurso de casación, según adelantó EL PAÍS en noviembre. En junio se produjo un primer intento fallido de que el Supremo examinara estos controvertidos préstamos. El cliente desistió de su recurso misteriosamente —su abogado no quiso desvelar el motivo—. Despachos especializados en estos casos aseguraban hace meses que los bancos temían un fallo contrario del Supremo y preferían pagar a los clientes que les ganaban en los tribunales.

Fuente Noticia: EL PAÍS

700x420_tarjetas-dreamstime