Una de las cuestiones más controvertidas de esta empresa, es que el cliente cree peticionar un crédito, pero en realidad está vendiendo su coche, y las cuotas que paga, no van destinadas a ‘amortizar’ dicho préstamo, sino que se hace un contrato de alquiler sobre su propio vehículo en el mismo acto y momento. Coches que la entidad pide que tengan menos de 10 años de antigüedad.

De esta forma, la mercantil realiza valoraciones RIDÍCULAS, para realizar los préstamos, de forma que, en caso de no poder hacer frente a las cuotas, la entidad se acaba quedando con coches a precios que en ocasiones están muy por debajo de su precio real. Incluso en menos de la mitad.

Valoraciones que, si bien es cierto que los vehículos se deprecian rápidamente, también es cierto que las valoraciones realizadas por la mercantil ******* rozan lo absurdo. De forma que nos hemos encontrado en algun caso en el que el cliente acaba perdiendo un vehículo en muy buen estado, por unos miserables 600 Euros. Si el cliente supiera realmente que está vendiendo el coche, por este importe ridículo, nunca hubiere contratado, evidenciando con ello el error sufrido.

Este hecho, es uno de los fundamentos de las demandas que estamos tramitando, además de otros muchos aspectos más que dudosos de ésta mercantil.

En todo caso, reiteramos que la ÚNICA VÍA para deshacerse del contrato, es atacando al mismo.

Contacta con nosotros y cuéntanos tu caso: